m Barcelona



Happy Pills


Naming

Concepto de producto

Identidad Corporativa

Proyecto de Arquitectura

Grafismos aplicados al espacio

Packaging





Al lado de la plaza de la Catedral, en la calle Els Arcs, entre dos grandes edificios había un pequeño local disponible. Un local realmente pequeño. Y allí nuestro cliente decidió montar una tienda de chucherías. Bien. Nos dirigimos a la zona para inspeccionarla in situ. Para nuestra sorpresa y preocupación en los alrededores ya había varias tiendas de chucherías pero no había rastro de un colegio o instituto cercano con sus hordas de seguros consumidores de caramelos. Teníamos un local pequeño en un sitio céntrico, la intención de montar una tienda de chucherías, mucha competencia, pocos niños y muchos turistas.


¿Qué hacer?


Bueno, pues si no se le pueden vender golosinas a niños habrá que vendérselas a quien pase por ahí: barceloneses adultos y turistas. Para ello había que hacer la golosina interesante para adulto. En esa tesitura pensamos en el hecho más o menos comprobado por todos que comer algo dulce conlleva una pequeña subida del estado de ánimo. Visto así, las chucherías son pequeños bocados de felicidad. Y hoy en día los bocados de felicidad son muy necesarios para contratiempos tan serios como los domingos sin fútbol o asuntos más triviales como la insoportable levedad del ser. Así las cosas necesitábamos un nombre:

Happy Pills.


A la hora de llevar esta idea a la práctica pensamos que lo suyo era darle un toque “farmacéutico” por decirlo así, utilizando envases que asociamos a las aspirinas o las vitaminas.


El éxito de este caso fue consecuencia de las circunstancias adversas a las que nos tuvimos que enfrentar. Con el cambio de target y el consiguiente cambio de estrategia y enfoque creativo, conseguimos inventarnos una categoría de producto nueva. En un sector de mercado aparentemente estático en el que parecía que ya no había nada que inventar, presentamos un producto nuevo a partir de un producto ya existente. Las golosinas no tienen nada que no tenga la competencia, pero la idea que las acompaña y la experiencia de consumo que ofrece al consumidor las convierte en algo totalmente distinto.





Indicaciones de uso:


Contra los lunes, la dieta de la piña, los domingos sin fútbol, los domingos con fútbol, el calentamiento de la tierra, las lavadoras que se estropean sin avisar, los díás grises, los síndromes premenstruales, la pitopausia, las raíces cuadradas, la insoportable levedad del ser, los rizos rebeldes sin causa, el hombre del tiempo gafe, las llaves que se pierden solas, el precio de la vivienda en general y el aburrimiento en particular.





El tamaño del local fue uno de los primeros obstáculos que tuvimos que superar (1,50 m. de ancho x 13 m. de largo). Bajo una de nuestras máximas (los problemas generan mejores soluciones) empezamos a buscarle las posibilidades. Desde el punto de vista formal enfatizamos lo estrecho y largo que era, in-tentando minimizar sus defectos a la hora de usarlo y organizamos todo el producto y su manipulación en uno de sus lados, construyendo un expositor compacto y flotante para agilizar el espacio que nos quedaba.  Desde el punto de vista estético utilizamos el lenguaje farmacéutico y esterilizado que tienen materiales como el inox y el blanco.





Otro punto clave para el local fue su fachada (mismo problema de tamaño), se habían de reunir varias cosas en muy poco espacio y no queríamos "tacañear" con su dignidad, así que aprovechamos todo el tamaño que nos daba de altura para enmarcarla con una pieza importante de inox y de esta forma integrar todos los elementos de acceso, señalética y visibilidad en su interior.





A mi Santa Madre


Este es un regalo en pago a mis:

4518 Lloreras

3209 Pucheros

2114 “No quiero verduras.”

2037 “No quiero fruta.”

1867 “Esta camisa rasca.”

1200 “Cómprame esta camisa.” 1072 Malos humores porque sí

914 Crisis de histerismo adolescente

507 Impuntualidades

315 “No se lo digas a papá...”

187 Resacas como pianos de cola

154 “Necesito dinero para fotocopias.”

94 Suspensos que sabes

68 Sisas de la compra

53 Numeritos en salas de espera

23 Suspensos que no sabes

17 Dramas ante la báscula

12 Quejas vecinales

1 Lámpara de cristal de principios del siglo XVIII





Remedio contra el

Mal de Amores


Alivio sintomátíco de las siguientes expresiones:

“He conocido a otra persona.”

“Quedamos como amigos?”

“No es lo que parece.”

“Necesito tiempo para pensar.”

“Tenemos formas de ser muy distintas.”

“Necesito un poco de aire.”

“Te lo puedo explicar.”

“Roncas.”

“El que más pierde soy yo.”

“No le gustas a mi madre.”

“No eres tu, soy yo.”

“Que te aguante tu tia.”





Happiness


Cada recipiente de Happy Pills contiene el equivalente a:

Las risas de una tarde en el circo y una noche en la ópera. Las lágrimas de risa de un chiste de Eugenio. Los colores de cuando amanece, que no es poco. Los colores de un cómic de Tintín. Un vals de Strauss (hijo). Una subida al Machu Picchu. Una bajada de los tipos de interés. Un viaje a la luna. Un viaje al centro de la tierra. Un walk on the wild side. ¡Un aplauso! Dos globos. Tres globos.






Copywriter: Jorge Virgós,

Co-Dirección de arte: Mireia Roda


 

Happy Pills


Naming

Product Concept

Corporate Identity

Interior Design

Graphic Design

Packaging





An investor proposed setting up a shop in the narrowest venue we could imagine. Next to the Cathedral square, on Els Arcs street, between two large buildings, there was a small place available. A really small place. And our client had decided to open up a sweet shop. Fine. We went to the area for an on-site inspection. Much to our surprise and concern we found that in the surroundings there were no trace of any schools nearby with their hordes of certain candy consumers. We had tiny premises in a central spot, the aim of setting up a sweet shop, few children and lots of tourists.


What could we do?


Firstly we recomended our client to focus on candies and come up with a strong concept around candies (we convinced him to forget about softdrinks, chocolates, peanuts or chewing gums). And well, if we couldn’t sell sweets to children we would have to sell them to whomever walked by: adult Barcelona residents and tourists. For this we needed to make sweets interesting for adults. With this frame of mind, we came up with the fact, more or less proven by all, that eating something sweet entails a slight improvement in mood. In this light, sweets are small mouthfuls of happiness. And today mouthfuls of happiness are most necessary for such serious setbacks such as Sundays with no football or more trivial matters such as the unbearable lightness of being. Things being so, we needed a name: Happy Pills.

When it came time to put the idea into practice, we thought it was best to endow it with a “pharmaceutical” touch, so to speak, using vials we tend to associate with aspirin or vitamins.





Indications for use


Against Monday, the pineapple diet, Sundays without football, football on Sundays with the warming of the earth, washing machines that break without warning, gray days, the PMS, the pitopausia, square roots, the unbearable Lightness of Being, the curls rebels without a cause, the weatherman jinx, the keys are lost alone, the price of housing in general and in particular boredom.





The success of this case was the result of adverse circumstances to which we had to face. With the change of target and the resulting change in strategy and creative approach, we managed to invent a new product category. In a seemingly static market sector in which it appeared that there was nothing to invent, we present a new product from an existing product. The goodies do not have anything that has no competition, but the idea that accompanies the consumption experience and available to consumers makes them something completely different.





We thought it would be a good idea if each person decided which malady the wanted to fight and with what happy pills they would do it, which is why at the shop you take a vial and fill it up with the candies you prefer. After that, they seal the bottle with a tamper-proof cap and let you choose which label best suit your mood, in either Spanish or English.





Asides from the “Indications for Use” we invented the “Composition”: 3% Sky blue, 5% Lemon yellow, 2% Dirty joke, 4% Black humour, 7% Uncontrollable guffaw, 8% La vie en rose”, 2% Tickling, 7% Oranges from China, 1% Fine British humour, 2% Galician double entendre, 6% Andalusian accent, 9% Last-minute goal, 2% Dawn essence, 7% Ho ho ho, 3% Cotton candy, 2% Aches from laughing, 5% Some like it hot, 4% Rio de Janeiro, 3% Tijuana, 7% John Cleese excipient, 6% Bunch of daisies, 5% Mediterranean Siesta.




 


 


 


 


 


 


 


 


 


+34 93 418 28 12   _  hello@m-m.es   _  Valeta d’Arquer 8, 08017 Barcelona    

® Estudio m Barcelona (Merche Alcalá, Marion Dönneweg) and respective Artists. All rights reserved.